Compártelo en tus redes sociales

Figuras del arte

Qiu Shihua, un paisaje interpretado

Qiu Shihua, un paisaje interpretado

Como veladas, atrapadas en una tormenta blanca, en una neblina espesa que a penas deja ver lo que hay delante de los ojos, se presentan las pinturas de Qiu Shihua.

Desde que el Hamburger Bahnhof de Berlín dedicase, en colaboración con el Museum Pfalzgalerie Kaiserslautern, la primera exposición individual del artista chino en Europa, el interés por sus obras no ha dejado de crecer en el Viejo Continente.

El color, aparentemente monocromo, se transforma a medida que nos acercamos al lienzo, desenterrando un paisaje evocador de formas minimalistas que surgen de la superficie pictórica. Qiu Shihua compone una atmósfera casi imaginaria, con un dominio del sfumato que podría ser digno del propio Da Vinci.

Su estética ha ido evolucionando, probablemente influenciado por la educación recibida, desde un estilo ruso realista, pasando por la pintura de carteles hasta llegar a lo que le ha valido el reconocimiento internacional; paisajes misteriosos que componen el equilibrio entre lo físico y lo mental.

Una vez has visto sus pinturas, es imposible no reconocer su huella, ese talento para despistar obligándonos a inspeccionar de cerca la obra. Podría decir incluso que el artista hace, consciente o inconscientemente, un repaso por algunos movimientos de la historia del arte. Los lienzos, habitualmente de grandes dimensiones, pueden recordar en principio a las composiciones abstractas de Malevich o de un Rothko tardío. Si continuamos acercándonos quizás asociemos nombres como el de Caspar Friedrich y sus paisajes románticos o la también sutil fotografía de Pentti Sammallahti. Lo que está claro es que Qiu Shihua domina la técnica, prepara el soporte de tal forma que absorba el calor y la luz, decide el tipo de tela en función de lo que quiere representar y, sólo cuando todo está dispuesto, empieza a pintar.

A veces nos preguntamos si el género paisajístico no estará demasiado manido, si quizás sea el momento de buscar alternativas después de que grandes genios lo hayan representado de manera casi insuperable. Pero viendo obras como la de Qiu Shihua nos damos cuenta de que lo más importante del tema es su interpretación y no cuántas personas lo hayan tratado anteriormente, en la originalidad destaca la personalidad, y de esto el artista tiene de sobra.

Qiu Shihua

Qiu Shihua – o.T., 1986

Compártelo en tus redes sociales

Envía tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>