Compártelo en tus redes sociales

Figuras del arte / Fotografía

Paul Strand

Paul Strand

Si hay algo que predomina en las imágenes fotográficas del neoyorkino Paul Strand (1890 – 1976) son primeros planos de rostros y de elementos arquitectónicos. El retrato se convierte así en el género más recurrente del reconocido fotógrafo, que complementa en numerosas ocasiones con imágenes de edificios y otras construcciones. A menudo tomadas desde ángulos poco convencionales, sus fotografías revelan su interés por un tipo de espectador con actitud activa. Un observador capaz de llenar los vacíos de sus imágenes con historias imaginadas.

Paul Strand obtuvo su primera cámara de fotos con 12 años, momento en que surge su verdadera vocación como fotógrafo profesional. Ya en sus primeros trabajos se aprecia su oposición a la tradición de los pictoralistas, que disparaban sus fotografías bajo un modelo de representación prácticamente idéntico al de la pintura tradicional y que sólo empleaban la técnica fotográfica por su inmediatez en contraposición a la pintura. Por el contrario, el carácter extremadamente observador y el espíritu innovador de Strand hacían que viera la fotografía como un medio completamente a explorar, en el que la contemplación se convertía en el eje fundamental de sus propuestas. Sus composiciones aparentemente sencillas eran fruto de la mirada de un observador incansable, con gran respeto por todos los elementos que poblaban sus imágenes, incluidos objetos supuestamente banales o mínimos, como una pequeña hoja o una ligera mancha sobre cualquier superficie.

En sus retratos, generalmente tomados en la calle, Strand ahonda en la personalidad de los fotografiados, que asoma a través de sus miradas, de sus poses o sus gestos. Sus escenas improvisadas en el ámbito urbano se alzan así como claras precursoras del retrato psicológico, un género muy empleado en la fotografía a partir de entonces.

Mirando fijamente a cámara, los individuos retratados por Strand se muestran tal y como son. No rehúyen la mirada del fotógrafo ni de su artilugio, se exponen a sí mismos y al mundo que los rodea de una manera tranquila y sosegada. Buscando esa captación del momento fugaz, Strand fotografía a personas en situaciones corrientes, con la ciudad como telón de fondo, dejando tras de sí la huella de un momento concreto en un espacio determinado.

obra de Paul Strand

obra de Paul Strand

obra de Paul Strand

obra de Paul Strand

obra de Paul Strand

obra de Paul Strand, 1951 – Young Boy, Gondeville, Charentes, France

Compártelo en tus redes sociales

Envía tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>