Compartir

Noticias

La Casita Museo de Ratón Pérez en Madrid

La Casita Museo de Ratón Pérez en Madrid

En pleno corazón de Madrid, en el número ocho de la calle Arenal, se encuentra situado un lugar especial donde los haya: “La Casita Museo de Ratón Pérez”, un original y entrañable Museo que sirve para el deleite de los muy jóvenes y de los que no lo son tanto.

Nacido de la mano de Federico Rubio, el enclave tiene su origen, como su nombre indica, en el tradicional Ratón Pérez, aquél que cuando se nos cae un diente de leche nos trae un presente, aquél que tanto deseamos que llegue cuando somos pequeños, pero al que nunca tenemos el placer de conocer ni ver en verdad.

Este entorno fantástico está inspirado en la novela que Luis Coloma escribió para el Rey niño Alfonso XIII a finales del siglo XIX, con motivo de la caída de uno de sus dientes de leche y que fue publicada en 1902.

Según consta en la novela, la familia Pérez, reside en una caja de galletas Huntley, en los sótanos de la confitería Prast, situada en el número ocho de la calle del Arenal madrileña.

Cuando te sumerges en este mágico recinto, son muchos los objetos a contemplar atesorados por el tierno ratón, fruto de sus innumerables viajes por diferentes lugares del mundo para realizar su trabajo. Así mismo, encontramos objetos que pertenecieron a Buby, el rey niño, ya que  ambos son los protagonistas de tan fantástica historia, repleta de ternura y calidez.

No pueden faltar reproducciones de obras de pintores contemporáneos del escritor como Dalí, Picasso o Miró entre otros, e innumerables libros y enciclopedias que dan fe del interés por la lectura, por las artes y las ciencias de este ratón universal.

En la segunda parte de la visita, tenemos el placer de contemplar una reproducción a tamaño real, de la residencia de esta particular familia, y en un rincón escondido de la sala, se encuentra la verdadera entrada de la casa del Ratón Pérez. Son muchos los visitantes que dicen haberlo visto al asomarse sigilosamente a observarla.

Todo un mundo de fantasía e ilusión que pueden disfrutar tanto niños como mayores; estos últimos necesariamente han de volver a la sencillez, a la inocencia de la niñez, si en verdad quieren tener el sumo privilegio de conocer a tan amado ratón.

En este bello lugar se esconden el misterio y la magia. No podemos obviar la visita. A los mayores nos transportará, casi sin darnos cuenta, a un estatus privilegiado de emociones y sensaciones enterradas y olvidadas, a menudo, en nuestro actuar cotidiano, que es preciso que volvamos a actualizar para darnos cuenta de quiénes somos.

No podemos edificar una sociedad sana, ignorando nuestra identidad. No podemos educar a los niños, si nos hemos olvidado de lo que ser niños entraña en verdad. Si desconocemos u olvidamos de dónde procedemos, dejamos de soñar adecuadamente, dejamos de conectar con lo sutil que nos anima, que nos alumbra, que nos permite construir desde una realidad donde los sueños y anhelos del corazón  están presentes.

Hoy más que nunca, en un mundo convulso, con pérdida de valores, donde prima el interés creado, donde las desigualdades provocan guerras y conflictos, es preciso retornar a un paraíso de visión, donde todo es siempre nuevo, donde todo puede ser posible. La Casita Museo de Ratón Pérez puede ser un lugar idóneo para este fin. Recordémoslo y de vez en cuando, disfrutemos de la mano de nuestros hijos, de este maravilloso espacio.

 

Claudia Guggiana

Compartir

Enviar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con un *


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Recuperar contraseña

Register